an Cambiar pantalla de portátil

Cambiar pantalla de portátil

Tenemos pantalla en stock para muchos modelos como: A1278, A1286, A1502, A1425, A1398. Presupuesto gratuito

La avería de una pantalla es uno de los problemas más comunes, tanto por accidentes (golpes, arañazos, líquidos) como por fallo de alguna de sus partes (inverter, panel, cable, etc.). Un problema con la pantalla no siempre se soluciona cambiando la pantalla completa, es posible que simplemente sustituyendo unos componentes electrónicos relativamente económicos nuestro monitor vuelva a la vida. A veces un problema con la placa base puede ser confundido con un problema de pantalla. En este artículo vamos a conocer los diferentes problemas que pueden llevarnos a tener que cambiar una pantalla de portátil y qué podemos hacer para evitar esta costosa reparación.

Como reconocer una avería en una pantalla de portátil

Diferenciaremos las averías en una pantalla de portátil en dos tipos:

  1. AVERÍAS POR ACCIDENTE

Los paneles LCD son componentes bastante delicados y propensos a recibir impactos, sobre todo en portátiles. La pantalla puede romperse con facilidad si cerramos la tapa con algún objeto en el teclado (usualmente un ratón, bolígrafo, etc.). Si lo hacemos con la fuerza suficiente esto puede romper el panel, creando una zona oscura, con líneas verticales o derrame de diferentes colores. Esa zona quedará inutilizada, y su reparación imposible, así que no quedará otra opción que la sustitución del panel.

Por lo general, los golpes con suficiente fuerza provocan la rotura del panel y el efecto suele ser la pérdida de funcionalidad en la zona del impacto, con diferentes formas (zonas negras, líneas verticales, colores, derrame, etc.). En todos ellos, la sustitución es la única reparación posible.

Otros accidentes son los derrames de líquidos. Debido a que la pantalla suele estar en posición vertical cuando el equipo está en funcionamiento es difícil que le afecte, pero si se trata de un spray, manguera, grifo o una fuerte y abundante salpicadura, el agua puede entrar por el borde inferior y afectar a los circuitos internos, provocando una avería. Si ocurre el accidente y estamos delante del ordenador tendremos que apagar el equipo urgentemente y no volverlo a encender bajo ningún concepto. Enviaremos el equipo a un taller especializado donde dispongan de los medios y conocimientos para este tipo de problemas, como es el caso de serviciotecnicomac.eu, donde se dispone aparatología especial basada en ultrasonidos para la eliminación del líquido y recuperación del componente.

Si el derrame se produce con la pantalla cerrada, limpiaremos profusamente el portátil y nos aseguraremos de que no haya entrado agua ni por los bordes de la pantalla, por el teclado o por las rejillas de ventilación, DVD, USB, etc. Si tenemos la más mínima sospecha de que puede haber entrado, NO encenderemos el ordenador, lo mandaremos rápidamente al servicio técnico. El tiempo en estos casos es vital, pues la humedad ejerce una potente acción oxidante que puede acabar en una avería grave.

  1. AVERÍAS ELECTRÓNICAS O FORTUITAS

No siempre el fallo de una pantalla de portátil se produce por un accidente o golpe. En algunas ocasiones simplemente usándolo de repente se nos presenta la avería. En estos casos, el problema puede estar en diferentes componentes internos. Si la pantalla por ejemplo sigue mostrando imágenes pero no tiene iluminación (se ve ligeramente la imagen, como una sombra, aunque parezca totalmente negra) el problema suele estar localizado en un componente llamado inverter o inversor de pantalla, y es el encargado de iluminarla. Obviamente, si se rompe, no tendremos luz emitida y por tanto no se verá casi nada. La buena noticia es que es un componente no demasiado caro, aunque hay que tener en cuenta que el desensamblado del monitor para su cambio puede ser un trabajo laborioso. Por supuesto, esta reparación sólo puede hacerse en un taller especializado por personal cualificado.

Otras veces el fallo se produce en la propia placa del panel. El efecto puede ser de diferentes tipos: rayas, colores extraños, zonas sin imagen, etc. También puede soltarse el cable que va de la placa base al monitor debido al movimiento continuo de apertura y cierre de la pantalla. En ese caso la imagen puede desaparecer aunque el monitor se ilumina, o presentar una imagen en un tono amarillento, rosado o azulado (este síntoma no es siempre debido a la desconexión o rotura de este cable, puede presentarse por otros problemas). En el caso de que sea el cable, puede que sea necesario sustituirlo o no, pero realmente la reparación corresponderá a la mano de obra necesaria para el desensamblaje, reparación y montaje. Es de las posibles averías la más económica.

Por último puede que nuestra pantalla esté perfectamente y todo el problema provenga de la placa base del portátil y/o la tarjeta gráfica. Por eso es necesario realizar un diagnóstico correcto y certero antes de ponerse a desmontar nada.

La reparación casera

En un principio, ante una pantalla rota por un impacto, podemos tener la tentación de tratar de sustituirla nosotros mismos. Esta idea que en principio puede parecer una forma de ahorrar unos euros puede convertirse en la muerte definitiva de nuestro portátil y en la pérdida de dinero sin sentido. Veamos porqué:

  1. EL DESENSAMBLAJE

Desmontar un portátil es ya de por sí una acción bastante arriesgada. Para quién no tiene conocimientos electrónicos puede parecer inocuo ciertas actuaciones que para un versado en la materia son arriesgadas. Es habitual ver cómo alguien toca con los dedos chips y componentes en una placa, acción por ejemplo que los pone en riesgo debido a la electricidad estática que llevamos encima. Si se trata de un día lluvioso y nos hemos tocado el pelo o una prenda electrostática (como un jersey) podemos efectuar una descarga al tocar un circuito integrado lo suficientemente potente como para romperlo. Además de este riesgo, cada modelo de portátil tiene una forma concreta especificada por el fabricante para su desmontaje correcto y unas herramientas a usar. El tratar de desmontar un Macbook por ejemplo es algo que puede acabar con el equipo en el contenedor de reciclaje.

Aparte de las roturas que fácilmente pueden producirse al tirar de plásticos, enganches, etc. podremos forzar piezas que en principio no están dañadas, como puede ser el propio inverter o el cable de vídeo, y con ello romperlas, añadiendo entonces su coste al precio total de la reparación “casera”, que veremos cómo fácilmente alcanza al que nos daría un taller serio.

  1. LOCALIZAR LA PIEZA NECESARIA

Pero no sólo en el propio desmontaje de la pieza está el riesgo y los problemas. Una vez que tengamos la pantalla rota en las manos, tendremos que pedir a algún distribuidor el modelo EXACTO que necesitamos. Cada portátil tiene el suyo, y conseguirlo no es tarea fácil. Al pedirlo como particulares normalmente nos encontraremos con miles de referencias y no nos darán un servicio para conocer exactamente la que necesitamos. Incluso con el mismo modelo de portátil en la mano, los fabricantes pueden tener series distintas con paneles LCD diferentes incompatibles uno con otro. Tras esperar muchos días a recibir la pantalla nueva podemos llevarnos la sorpresa de que sencillamente no es compatible, y no siempre podremos solicitar un reembolso con facilidad. Es un laberinto que posiblemente nos haga perder la paciencia y el dinero. Un laboratorio de reparación solvente y especializado puede tener incluso en stock los modelos más conocidos de LCD, reduciendo así el tiempo de reparación a pocos días, y posiblemente a un precio similar al que compraríamos nosotros la pantalla suelta.

  1. EL MONTAJE

Si el desmontaje es arriesgado, el montaje no lo es menos. Es habitual equivocarse al enganchar conectores, poner tornillos en lugares donde no van y romper los enganches, poner mal un componente y provocar su rotura. Y seguro que al final nos sobran piezas.

Como vemos, la reparación casera es muy arriesgada, nos cuesta dinero y mucho, mucho tiempo. Totalmente desaconsejable.

Pasos a seguir para cambiar la pantalla del portátil

Estos son los pasos correctos que hemos de seguir para que nos reparen nuestro LCD averiado:

  1. Si la rotura la ha provocado un derrame de líquido, evitaremos encender más el equipo.
  2. Embalaremos perfectamente el equipo y lo mandaremos a un taller especializado solvente que dispongan del personal cualificado y los repuestos necesarios para acometer la reparación, como por ejemplo serviciotecnicomac.eu.
  3. Nos pondremos en contacto con el taller elegido, le comentaremos el problema y preguntaremos si nos pueden reparar el equipo con garantía.
  4. Enviaremos por agencia el ordenador.
  5. Recibiremos el presupuesto por parte del taller.
  6. Recibimos el ordenador reparado en casa días después.

Damos servicio en toda España: Madrid, Barcelona, Valencia, etc.

Este es el proceso más efectivo y económico para reparar la pantalla del portátil. Otros métodos suelen acabar en desastre.

Conclusión

La rotura de la pantalla del portátil es algo habitual y que nos puede pasar a todos. Ya sea por accidente como por fallo electrónico afortunadamente es posible su reparación a un precio moderado. En el caso de los ordenadores de Apple quizás sea algo más elevado debido a las pantallas Retina especiales, pero aun así sale a cuenta la reparación que comprar un equipo nuevo en la mayoría de los casos.