an Reballing gráfica portátiles

Reballing gráfica portátiles

Quizás haya oído antes hablar del término “reballing”. ¿De qué se trata? ¿Para qué sirve? Te lo vamos a explicar de forma clara y concisa para que puedas conocer exactamente en qué consiste esta operación y si es necesaria para reparar tu portátil. Pero antes comencemos por el problema en sí.

El chip gráfico y sus problemas

Una de las averías más comunes es el fallo de la función gráfica del portátil. Cuando el chip gráfico falla, la rotura provoca una serie de síntomas variados que dependen del grado y tipo

de fallo que sufre. Entre los diversos efectos podemos ver uno o varios de los siguientes:

Bloqueos esporádicos. El ordenador se bloquea, no hace nada hasta que lo apagamos. Esto sucede más a menudo cuando estamos usando una aplicación gráfica como un juego o un programa de diseño 3D. Y normalmente se agrava con el tiempo, es decir, cada vez es más frecuente y tarda menos en aparecer.

Ralentizaciones y congelaciones. El ordenador comienza a ir más lento, sobre todo en juegos, e incluso se congela totalmente durante unos segundos. Como en el caso anterior, cada vez el efecto es más acusado.
Salida al escritorio. Es otro efecto que puedes ver, sobre todo cuando estás jugando o utilizando aplicaciones que usan gráficos 3D intensos. De repente el juego se para, volviendo al escritorio, con un mensaje de error o sin él. Este problema no debe confundirse con otros de naturaleza diferente. Para saber que está relacionado con la gráfica debería hacerlo con diversos juegos, no sólo con uno concreto. Además, puede ser también un síntoma de otro tipo de problemas, con drivers mal instalados o avería en la placa base o memoria.

Fallos gráficos.

Normalmente cambios de color extraños (la pantalla se ve rosa, verde…) y aparición de líneas o errores gráficos, deformación de letras y ventanas, etc. Pantalla negra. Sencillamente la pantalla permanece negra sin mostrar imagen aunque el ordenador arranque.
Parpadeos. La pantalla en un momento dado comienza a parpadear y no para hasta que no apagamos el ordenador, da igual lo que hagamos, con juegos o en el escritorio. Mensajes de error continuados. Cuando intentamos cargar un juego, un programa o sencillamente usando el portátil aparecen mensajes de errores con casi cualquier aplicación. Este síntoma es común a muchos problemas, pero también a un fallo en el chip gráfico.
Imposibilidad de seleccionar una resolución alta o con más colores. El escritorio se nos muestra en baja resolución y con pocos colores, y no podemos ponerlo a más (o no aparece la opción o se pone la pantalla negra si lo intentamos).

Cualquiera de estos síntomas puede indicar un error en el chip gráfico del portátil. Para solventarlo tendremos que efectuar un diagnóstico exhaustivo. En el propio diagnóstico estará posiblemente la solución necesaria para eliminar la avería y volver a tener el ordenador operativo. Entre estas soluciones a veces se plantea utilizar la técnica del reballing. Pero no es algo que se haga a la ligera, sin más, sino que debe ser producto de un buen diagnóstico y una buena elección del método para reparar el fallo del hardware. Es una operación muy delicada, que requiere de un conocimiento y experiencia profesional altas. No debe realizarlo alguien que no sea profesional de la electrónica con entrenamiento en este tipo de operativa.

Pasos a realizar en el caso de sospechar un fallo del chip gráfico.

Si sospechamos que nuestro portátil puede sufrir de una avería en el chip gráfico lo mejor que podemos hacer en un primer momento es apagarlo y tratar de no volver a encenderlo. El uso posterior a la aparición del problema puede agravar la avería, así que trataremos de no encenderlo más. Seguidamente hemos de evitar buscar una solución casera al problema. Por ejemplo, hay muchos tutoriales y vídeos que muestran que se puede “revivir” un chip gráfico dañado usando la técnica de “reflow”, es decir, calentándolo con una pistola de aire caliente durante unos minutos para hacer que las bolas de soldadura bajo el chip vuelvan a resoldarse. Esta idea no es en absoluto recomendable hacerla en casa con nuestro portátil debido a diversos motivos:

  •   Diagnóstico. Lo primero antes de intentar cualquier tipo de reparación es llegar a un diagnóstico correcto y preciso. Probar a ciegas suele acabar en desastre en muchos casos, ya que si el chip gráfico no es el causante de la avería y le aplicamos calor con una pistola de aire caliente podemos deformar el PCB o placa donde se soporta y desprender conexiones al mismo, con lo que tendremos la misma avería más otra del chip gráfico. Es decir, no hemos hecho más que romper aún más el portátil. Para efectuar un diagnóstico correcto hemos de recurrir a expertos electrónicos informáticos. Primero que determinen si el error es de software o hardware, y segundo que averigüen usando los conocimientos, experiencia y maquinaria específica dónde está el error. Sólo así se puede después buscar la solución correcta. El diagnóstico es complicado que lo podamos hacer nosotros en casa con garantías suficientes.
  •   Desmontaje: Desmontar una pieza de alta tecnología como es un portátil es un proceso que, si se carece de los conocimientos y herramientas específicas, puede acabar generando otras averías o empeorando la situación. Esto es especialmente notable en caso de los MacBook Pro por ejemplo, que son equipos muy sofisticados y muy bien ensamblados. Aunque parezca viendo algún vídeo que es algo fácil que podemos hacer en casa, la cruda realidad aparece cuando tras el primer chasquido o “crack” vemos que hemos roto un componente o parte de la carcasa.
  •   Aplicación de calor. El calor es enemigo de todo componente electrónico, y sólo se usa en el caso de que se necesite aplicar una soldadura. De hecho, la temperatura a la que se puede soldar un componente debe estar muy bien controlada para evitar daños en el mismo. Aplicar calor sobre un chip soldado a una placa sin más con una pistola de calor sin controlar exhaustivamente todo el proceso es algo muy arriesgado que no suele tener buen fin. En el mejor de los casos puede que funcione unas horas o días, si es que coincide el problema que tenía con un problema de contactos del chip con la placa por sobrecalentamientos anteriores, pero aun así, y habiendo acertado, no habremos hecho más que postergar la avería algo de tiempo.Así que básicamente, lo mejor que podemos hacer es acudir a un laboratorio especializado en reparaciones de este tipo como es el de serviciotecnicomac.eu . Tan sólo hemos de empaquetar bien nuestro portátil y avisarles para solicitar la recogida del mismo por parte de la agencia de transporte. Y nos olvidamos. Tras el diagnóstico, atacarán el problema con el método más adecuado y con el presupuesto más ajustado. Recordemos que una buena reparación no tiene por qué ser la que sustituya todo el componente al completo, como la tarjeta gráfica o la placa base, pues eso suele ser bastante caro. Una buena reparación es

aquella que devuelve la funcionalidad al aparato y que es lo suficientemente robusta para hacer que continúe con su vida útil durante un tiempo prolongado.

Una vez que el equipo esté listo, saldrá de nuevo por agencia y lo tendremos en casa en 24 horas. Y podremos seguir disfrutándolo sin necesidad de haber perdido el tiempo y los nervios con una reparación casera.

Reballing

La técnica del reballing consiste en desoldar el chip gráfico, limpiar las conexiones y volverlo a soldar aplicando estaño de gran calidad para fijarlo bien a la placa PCB y que la continuidad eléctrica sea la adecuada, es decir, que todas sus soldaduras estén bien finalizadas. Esta técnica requiere de mucha precisión para que no se toque ninguna soldadura, precisión y limpieza, además de un control estricto de la temperatura aplicada para licuar el estaño para no romper ningún componente. La realización incorrecta de la misma llevaría al daño del chip gráfico y por tanto no habríamos reparado con éxito el portátil. Es preciso que este proceso se realice con todas las garantías por un técnico muy cualificado disponiendo de todas las herramientas y maquinaria profesional especializada que se requiere.

Conclusión

La aplicación de la técnica de reballing no es algo automático que se realiza bajo la sospecha de un fallo del chip gráfico. Es una técnica como otra cualquier que debe aplicar el técnico especialista cuando diagnostica el problema. El intentar usar la técnica sin el debido diagnóstico fiable es dejar en manos de la suerte o “el olfato” una reparación seria. En serviciotecnicomac.eu conocemos muy bien el procedimiento, pues día a día lo realizamos con un éxito total, sobre todo en equipos de gama alta como MacBook Pro, Asus, Acer, etc. Lo mejor es no jugársela en estos casos y acudir a verdaderos profesionales que saben cómo actuar de una manera experta sin dudas ni pareceres, sino con actuaciones reales y efectivas. Debido a la naturaleza de las averías del chip gráfico, en estos casos es mejor no jugársela o podemos perder el equipo.